El diario de Madeline-trailer

viernes, 26 de febrero de 2010

1. "Primer día".


Era extraño pensar que dentro de solo unos minutos iba a volver a estar rodeada de gente...


Las vacaciones ya habían acabado y no me quedaba más que tomar un autobús hacia la Academia Costa Del Pacífico (un largo viaje, por cierto). No me malentiendan, no es que no me gusta la escuela, no. Es algo muy, muy importante para mí; lo que no me gusta es estar rodeada de gente. Muchos adolescentes inmaduros y con las hormonas alborotadas. Qué pesadilla...


Yo suelo disfrutar de la soledad y la calma, cosa que me será practicamente imporible en un Instituto tan grando como al que voy a ir...


Bueno, en fin, eso no es importante. Lo que importa es que me dieron una beca para una de las mejores escuelas de aquí y además con vista al mar...


El autobús se detuvo con una sacudida. Mi mochila voló por los aires, cayendo (para mi mala suerte), fuera del autobús (las puertas ya se habían abierto y yo estaba al lado de ellas).


-"Genial, qué buen comienzo, Maddie"-pensé.


Me apresuré a bajar del autobús para tomar mi mochila que estaba tirada en la acera. Se había roto (más de lo que estaba) y mis libros se habían desparramado por todos lados.


-"Todavía mejor"-pensé, con amargura.


Me agaché y comenzé a recoger mis libros. Tomé mi ahora inservible mochila y entré por dos grandes rejas color blanco con las iniciales "PCA".


Me encontré con un enorme patio con césped, árboles, mesas para sentarse, botes de basura (era como un enorme parque). Habían varios edificios, muchos, ya que el campus era inmenso. Algunos tenían terrazas con mesass. No tenía ni idea de cuales eran las habitaciones y cuales las aulas de clases.


Una chica pasó caminando cerca mío. Decidí preguntarle a ella.


-Disculpa-le dije, mientras intentaba alcanzarla, corriendo.


Al oír mi voz, se detuvo y se dio la vuelta.


Tenía el cabello rubio y ondulado, una blusa color rojo con muchos brillos, unos jeans tambien brillantes y unas sandalias negras de charol.


Sonrió.


-Hola, me preguntaba si sabías dónde está la administración; soy nueva y necesito que me asignen la habitación...


Ella me respondió con una voz aguda y chillona:


-Ah, claro, por aquí está la señora que asigna las habitaciones, es muy terca y seria...tan malhumorada...


Se hechó a reír.


Me indicó que la siguiera. Obedecí.


Mientras caminábamos ella parloteaba como un loro.


Me hacía muchas preguntas y no me daba tiempo a contestar ninguna. Me hacía sentir incómoda, ya que yo no era de las que hablan mucho y son sociebales, como parecía ser ella.


Decía, con voz rápida, entusasta y chillona:


-¿Así que eres nueva? ¡Genial! ¡De seguro te va a encantar la Academia! ¡Y podemos ir a la playa los fines de semana y feriados! Tmbién hay salas de juegos, cafetería, bar de jugos, licuados, canchas de basketball, atletismo y otros deportes. Además también venden café y agua, son muy deliciosos. Ya sé qué me dirás: es sólo café y es sólo agua; es lo que todos me dicen, pero los de aquí son muy especiales...


Por Dios, esto me estaba dando dolor de cabeza...


Dio un salto y se interrumpió a sí misma (como hacía constantemente), como si se hubiera acordado de algo importante.


-¿Te dije mi nombre? Porque creo que no te lo dije...¿ o si? Dicen que me olvido de las cosas porque soy un poco despistada...y también me voy por las ramas...


La interrumpí, por primera vez.


-Soy Madeline, pero puedes decirme Maddie o Madds.


-¡Qué bonito nombre! ¡Me encanta! ¡Podría decirlo todo el día! Madeline, Madeline, Madeline...


Volví a interrumpirla, intentado ocultar el tono de irritación en mi voz:


-¿Y cómo te llamas?


-Keely. Me gusta mi nombre, pero no es tan bonito como el tuyo...ah, mira, este es el edificio. ¿Te acompaño adentro o te arregls sola?


-Me arreglo sola-me apresuré a decir. Cualquier cosa contal de sacarmela de encima.


-Ok, cuidado con esa señora...es mala...¡adios!-dijo, con tono chillon y se fue.


Suspiré de alivio.


Entré a una pequeña oficina que decía "Señorita Barnes".


Entré. Una mujer de ojos negros y penetrantes y cabello ocuro y grasoso, largo hasta la mitad de la espalda, recogido en una larga trenza, me miró desde su escritorio.


-¿Si, qué necesita?-preguntó en tono de cansancio.


-Soy nueva y necesito que me asignen mi habitación.


Ella dio un largo suspiro y se sentó frente a su computadora.


-¿Nombre?


-Madeline Stryder.


-Stryder, Stryder, Stryder...-susurraba mientras buscaba en su computadora.


-Aquí está-dijo, luego de un rato.


-Habitación 114, edificio 9 del lado oeste-dijo, con su voz de cansada-. La compartirá con las señoritas Ryan, Mason y Connors.


-¿Disculpe? ¿Voy a tener que compartir habitación? ¿No hay alguna disponible, sin compañeras?


-No, la habitación individual ya está ocupada hace unos años por la señorita Stanley.


Suspiré y me resigné a que tendría que compartir habitación con tres chicas más.


La señorita Barnes me dio un mapa de la escuela en el que había anotado el número de edificio y habitación. También me dio una pequeña llave.


-Cada alumno de este Instituto tiene su llave. Solo una. Si la pierde tendrá que compartir con una de sus compañeras. Sin excepciones.


Salí del despacho de esta antipática mujer y miré mi mapa.


Cruzé la puerta del edificio hacia el enorme campus. Iba a ser muy difícil encontrar mi habitación. Pero, por suerte, hoy era Domingo y no había clases, así que tendría todo el día para buscar. Podría haberle pedido indicaciones a alguien, pero la última vez que lo hize terminé con una cotorra llamada Keely contándome la historia de su vida.


Tenía las manos muy ocupadas: en la derecha tenia mi mochila rota y los libros; en la izquierda llevaba el mapa y mis maletas; y, como no tenía más lugar, llevaba la llave en la boca.


Iba tan concentrada mirando mi mapa que ni siquiera me di cuenta de por donde iba. Un grito me sobresaltó.


-¡Cuidado! ¡A un lado! ¡A un lado!-me gritaba desesperadamente un chico que iba en su skate.


Me corrí hacia la derecha rapidamente. El siguió de largo y se chocó contra un arbuso, en que que cayó.


Corrí hacia él.


-Lo siento mucho...¿estás bien?-le pregunté, mientras le tendía mi mano para ayudarlo a levantarse.


-Si, si, estoy bien-gruñó, enfadado-. La próxima vez fijate por donde caminas-me dijo en tono grosero, tomó su skate y se fue.


Cuando por fin, luego de media hora de caminar, encontré el edificio, entré.


Había una sala con muchos sillones, un gran televisor y mesas de billar y tejo. Habían varias chicas allí y algunos chicos. Debía ser la sala de recreación. Bueno, este era un edificio solo para las chicas, pero supuse que los chicos podrían estar, exceptuando luego del toque de queda.


Subí unas cuantas escaleras y me econtré con pasillos con puertas. Busqué la número 114. , tomé mi llave y entré.


Era una habitación mediana, con suficiente espacio para cuatro personas.


Las otras tres chicas ya estaban allí.


Una de cabello lacio, color rubio oscuro me miró von una gran sonrisa.


-Soy Melissa Mason.


-Madeline Stryder.


Una que estaba en un puff, leyendo una revista de modas, apartó la revista y me miró.


No podía ser...¡era Keely! Vaya suerte la mía...


-¡Maddie! ¡Quñe coincidencia que te hayan dado la habitación!-gritó Keely, emocionada.


-Si...


La tercera chica, me lanzó una mirada asesina.


-Olivia Connors-dijo con voz ronca y ruda-No me interesa quiñen seas, solo no toques mis cosas y procura no hablarme.


Qué amable...


-Descuida, no es nada personal. Ella es así con todos-me animó Melissa.


-Siempre nos estamos peleando-agregó Keely.


Había una cama doble (de esas que tienen una arriba). En la de arriba estaba Keely y en la de abajo Olivia.


Habían dos individuales, una al lado de la otra.


En la que estaba del lado de la puerta iba Melissa y en la del lado de la ventana iría yo.


Bueno, Melissa percía simpática. También Keely, lástima que hablara tanto. Y Olivia...bueno...ella no, pero lo mejor que podía hacer era evitarla...

8 comentarios:

GiNiTa ♥ dijo...

te kedo super este primer cap
k mal k se aya roto la mochila
y k alla echo caer a ese chiko
pero k bien k estes con kelly (o eso creo) en la misma abitacion xD
y k mala onda esa olivia :P
bueno me encanto este primer cap esta buenisimo
sigue escribiendo
bss, bye

Elena dijo...

me encanto el capitulo
quiero saber q pasara
sube pronto
besos

lourdes dijo...

hola , estuvo muy bueno el cap , creo que ya se quien es el chhico , jejeje.
espero anciosa el prox
bss

Anónimo dijo...

Holis!
me encanto el cap.
amo tu nove
kelly me hace acordar a mi cuando estoy nerviosa(no paro de hablar y encima lo hago rapido)
subi cap pronto!(y espero que aparescan chicos lindos en el proximo cap)
Besos
Maru
Pasate por mi metro(nickytux100pre.metroblog.com)

mari dijo...

Hola Cande! :)
me encantó el primer capítulo, jajajajaj, se que te lo digo seguido, pero esque escribes genial!!

bueno espero muuuuuuuy ansiosa el prox. cap.

PD: casí no puedo creer que hayas pensado cerrar el blog! ,está INCREÍBLE! ;D

cuidate mucho!
byebye
mari( la impaciente jijiji)

Danny dijo...

MEEE ENCANTOO!!!!! Kelly me acuerdaa muxoo a Nicole Y Olivia a Danna de Zoey 101, sige pronto me encanto

Lucy! ^^ dijo...

¡Holaaa! ¡Me encanta como escribes!, no se de donde sacas tantas ideas XD

Este capítulo estuvo muy buenooo!!!, estoy ansiosa por saber que pasa después :DD

Att.: Lucy (ex-Allie xd)

Cinthia dijo...

HOla!
Me encato la entrada,espero seguir pasandome para ver como sigue tu historia.
Saludos!